Saltar al contenido

Youtube y la salud

julio 22, 2020

YouTube tiene más de 1.800 millones de usuarios activos mensualmente, y sigue siendo el líder de los vídeos en línea. La gente de todo el mundo visualiza mil millones de horas de contenido cada día.

YouTube es el segundo motor de búsqueda más grande del mundo con un potencial añadido de SEO debido a su conexión con Google. YouTube también tiene opciones de transmisión en vivo y herramientas sociales, que está expandiendo a medida que trabaja para mantenerse en línea con la evolución de las tendencias de los consumidores.

Los dispositivos móviles representan el 70% de usuarios adultos en YouTube en los EE.UU., según una investigación de comScore. El alcance de la audiencia es mayor en el móvil que en cualquier otro dispositivo para 99 de los 100 principales canales de YouTube en el mundo. El análisis halló que la visualización móvil es especialmente popular entre los adultos jóvenes (de 18 a 34 años) y las mujeres. Los espectadores móviles de YouTube tienden a ver vídeos de formato más corto que los espectadores de escritorio. Sin embargo, los espectadores móviles ven casi tres veces más videos por mes, en promedio.

YouTube es una plataforma en la que la gente busca todos los días cómo resolver sus problemas y obtener respuestas a sus preguntas. Como forma de educación y promoción de la salud, tiene un gran potencial, pero estudios recientes muestran que no se está utilizando en todo su potencial.

En un estudio realizado en 2013, en el que se examinó la eficacia de YouTube como fuente de información médica sobre el trasplante de corazón, se comprobó que la búsqueda de vídeos de alta calidad requería mucho tiempo y se recomendó que se publicaran vídeos más fidedignos de fuentes de confianza para difundir información fiable. Del mismo modo, un estudio de 2015 determinó que en los vídeos de YouTube relacionados con el cáncer de piel se había perdido una oportunidad para la prevención y el control del cáncer.

A pesar de estos hallazgos, hay algunos buenos ejemplos de organizaciones médicas que ya están utilizando YouTube para comunicar información sobre la salud.